Aunque aún somos totalmente dependientes de los combustibles fósiles para mover nuestros vehículos, (por cierto, hoy el precio de la gasolina se situa en España en precios históricos), poco a poco van surgiendo vehículos que se usan motores eléctricos, a la vez que se investiga en otras fuentes de energía como las células de hidrógeno o, como el caso que hoy nos ocupa, el aire comprimido.

En el diario 20 minutos nos cuentan que el vehículo de la fotografía podría estar pronto en el mercado. Se llama AirPod, y funciona gracias a un depósito que almacena aire comprimido y que, podría ser recargado en estaciones de servicio especializadas. Podríamos calificar al vehículo como híbrido, ya que también cuenta con un motor eléctrico. Además el AirPod dispone de un techo solar, y según leemos en prensa, se está trabajando en la posibilidad de que el coche sea capaz de recuperar energía del frenado.

La firma encargada de su producción sería Tata, el principal fabricante de vehículos de la India, una empresa que, en parte por las necesidades de su país, tiene un amplio recorrido en la fabricación de utilitarios de pequeño tamaño y bajo precio. Aunque el desarrollo del AirPod ha sido obra de la empresa MDI (Motor Development Intenational).

Estamos hablando, salta a la vista, de un vehículo pequeño, con vocación urbana, que no necesita alcanzar grandes velocidades, (se va a quedar en un máximo de unos 70 kilómetros por hora), y con un diseño futurista. Su principal punto fuerte es la apuesta por la sostenibilidad, al hacer innecesario sumergirse en el trafico de la gran ciudad con un coche más grande y por el empleo de una energía “limpia” para funcionar. ¿Lo llegaremos a ver circular por nuestras calles?